Sorpresa en el correo


Esto me llegó hace un rato a mi casa por correo pero mi cámara no quería cooperar y no pude subir antes las fotos.
Después de vender todas mis bicis (excepto una) para pagar una apendicectomía estas partes me cayeron del cielo, o mejor dicho, de Monterrey. Gracias a Monrreibici mi fija para la calle esta más cerca de completarse, ahora solo falta un cuadro para montar las llantas, jaja.

1 comentario:

David Ignacio dijo...

ah mendigo! eso del blog si deja mijo!